Sostenibilidad

WOOD GROWS AGAIN …

¿Sabía usted que según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), España tiene 14,4 millones de hectáreas de bosques? Esto convierte a nuestro país en el cuarto de Europa con mayores recursos forestales después de Suecia, Finlandia y Francia (no se incluye Rusia en el ranking).

El fuego procedente de la leña ha sido la primera fuente de energía del ser humano y ha sido utilizado desde cientos de miles de años atrás. Aprovechar esta fuente de energía junto con la última tecnología hace que la leña se convierta en un combustible fiable, cómodo y eficiente.

La madera es una fuente renovable ilimitada y es mucho más que un combustible pues las emisiones de CO2 generadas en la combustión son neutras. La misma cantidad de dióxido de Carbono que absorve un árbol para su crecimineto es liberada durante su combustión que a su vez es la misma que se desprende en el proceso de putrefacción de la madera.

La disponibilidad regional de la madera garantiza que el valor añadido de la misma se quede en el País. La elección de su proveedor de combustible le brinda muchas más oportunidades que el sistema monopolístico del gasóleo, gas natural o eléctrico. La madera siempre le da alternativas.

Es cierto que desde hace unos años, los sistemas estándar de calefacción han sido el gas natural o el petróleo y constantemente se calcula el tiempo de desecación de los recursos. Ya sean 20 o 30 años, la disponibiidad del petróleo como la materia primera más importante para todos los paises industrializados va a ser limitada. Para el consumidor esto significa un rápido incremento de los precios y al final la falta o escasez de combustible.

El gas natural está fuertemente relacionado con el pretróleo y también es una fuente de energia limitada. En muchos casos las reservas de gas natural coinciden con las de petróleo.

Actualmente, la madera se ha convertido en muchos países ricos en esta fuente de energía en un sistema convencional, cómodo y muy respetuoso con el medio ambiente. Calentar con madera es realmente rentable y es una de las fuentes más eficientes de energía.